Retiro intempestivo del trabajador del lugar de trabajo requiere PERJUICIOS para ser causal de despido

Para que se configure la causal de término de contrato de trabajo invocada por el empleador, en consideración a los graves efectos que ello provoca en el trabajador afectado, debe necesariamente la conducta imputada haber producido algún tipo de perjuicio en el normal desarrollo de la actividad productiva de la empresa donde prestaba funciones. Así, la simple ausencia intempestiva del trabajador no puede ser considerada por sí sola como constitutiva de abandono de trabajo, sino que necesariamente debe asociársele con efectos negativos en la marcha de aquélla, que tengan precisamente su causa en el incumplimiento de las faenas que debió haber ejecutado el trabajador y que no realizó debido a su ausencia.

Así fue resuelto recientemente por la Corte de Apelaciones de San Miguel.

Deja un comentario