martillo-balanza

Querella por lesiones y secuestro en discoteca

Abogado de los dueños del recinto nocturno desmintió la versión de la parte acusadora, indicando que los guardias se habrían limitado a expulsar al denunciante en estado de ebriedad.

Hasta el Juzgado de Garantía de Talca acudió ayer el abogado Matías Pinochet, a fin de ratificar una querella por lesiones menos graves y secuestro cuya víctima fue un joven estudiante universitario, hecho ocurrido el 10 de diciembre pasado al interior de la discoteca Mangos ubicada en calle 30 Oriente.

“La querella fue presentada en contra de los guardias de la discoteca y de quienes resulten responsables, por los hechos que afectaron a mi representado”, dijo. El patrocinio de la acción legal es compartido con la también abogada Grace Salazar, a nombre del padre de la víctima, el empresario Jaime Bosch.

Entre las diligencias que se piden a la fiscalía, Matías Pinochet destacó que “queremos que se instruya a la PDI para que identifique a los guardias que estaban de turno al momento en que ocurrieron los delitos, así como también a los dueños de la discoteca que se encontraban presentes en la noche que ocurrieron los hechos”.

“DE SECUESTRO NO HAY NADA”

Por su parte, el también abogado, Mauricio González, a nombre de los propietarios del local nocturno, entregó una versión distinta a la que hicieron pública los familiares y abogados de la víctima. “Me entrevisté con varios testigos en el mismo local y la verdad es que los hechos fueron muy distintos”, afirmó.

“Hubo un problema de uno de los muchachos -ambos en estado de ebriedad- con dos niñas, a quienes trataron de tomar por la cintura. Se produjo una discusión, ahí se llamó a los guardias, mientras uno de los jóvenes se encerró en el baño. Cuando lograron abrir y lo sacaron, él siguió en una actitud violenta”, afirmó.

El abogado precisó que “por el estado de ebriedad y los problemas que había provocado, lo sacaron del local. Al momento en que lo conminan a salir, él no quiso y tiró unos golpes a uno de los guardias. De secuestro no hay nada y menos intervención del dueño. Queremos ver la querella para ofrecer a seis testigos presenciales”.

“Él se resistió”

El abogado defensor, Mauricio González, descartó también que los guardias hubieran golpeado al joven denunciante. “Eso nunca ocurrió, de acuerdo a la versión de los testigos. Él se resistió a salir voluntariamente del local y los guardias tuvieron que sacarlo. Hay cámaras de seguridad y yo pedí que fueran revisadas”. Más diligencias

Fuente: Diario El Centro.

Deja un comentario