La Ley de la Sencillez

De bajo perfil y con una modestia a toda prueba, el destacado abogado talquino, Francisco Pinochet, se muestra como un amante acérrimo de nuestra ciudad, a la que pertenece desde sus más profundas raíces. Con un sentido de ayudar al otro que sorprende, este hombre de gesto amable y cordial, con esfuerzo y dedicación se ha ganado un sitial histórico en la abogacía talquina y regional. Eso, aunque le cueste admitirlo.

No es difícil describir las características de Francisco Pinochet, sencillo, buen padre, amistoso y muy trabajador. Para muchos, el abogado por excelencia de la región que nadie duda en recomendar cuando se busca al mejor. Él, al ritmo de “A mi manera” de Sinatra, no duda en negar cualquier intento de elogio, vive su vida entre su oficina, sus múltiples hobbies y el beso en la frente de su hijo Matías cuando se despiden en un día normal de trabajo. Este es Francisco Pinochet, el abogado.

¿Quién es Francisco Pinochet?
Es un talquino, abogado, servidor y comprometido con las causas de aquellos que confían en los servicios profesionales. Un profundo agradecido de la región y un servidor de menores en situación irregular.

¿A qué se refiere con un servidor de menores en situación irregular?
Entre las cosas que he dedicado parte importante de mi tiempo es al servicio de menores en situación irregular. Formación y desarrollo de residencias para proteger a menores que necesitan protección y que son derivados, preferentemente por Tribunales, por causas de abuso o carencias graves sin tener quién se preocupar de ellos. Tenemos dos residencias abiertas en Curicó, una en Talca y otra en Linares, siempre tratando de servir a la Región.

¿Cómo nació esta idea?
Es solo una manera de agradecer lo mucho que la vida me dio, devolver la mano en la medida de lo posible. Puede ser uno de los orgullos de mi vida pero para serte franco lo veo con modestia porque no siento que sea un mérito mío, sino del equipo de trabajo que están día a día en las residencias. No obstante estoy contento con ese logro.

¿Por qué siendo un profesional tan reputado que quizás accedería a otro tipo de oportunidades en Santiago, decide quedarse en su ciudad?
Yo soy talquino y he querido servir a Talca, y creo que quienes hemos logrado tener algún tipo de estudio o perfeccionamiento, una de nuestras opciones es entregar lo que hemos aprendido al lugar de donde somos. Hemos visto en Talca que hay un gran aporte al desarrollo de gente de fuera de la ciudad. Yo he decidido quedarme en Talca y aportar en mi ciudad.

Como talquino de tomo y lomo, ¿qué tiene Talca y qué le falta a Talca?
Todos los que llegan de fuera, el comentario mayoritario que realizan es que Talca es un buen lugar para vivir, un lugar tranquilo y que permite desarrollarse a quienes quieran trabajar y hacerlo con esfuerzo. Con respecto a lo que le falta creo que es mayor atrevimiento, arrojo, que los talquinos se atrevan a hacer cosas. La prueba la tenemos en lo que pasó en la industria frutícola años atrás, cuando se establecieron incentivos para que la gente se dedicara a plantar. Estos incentivos fueron tomados por curicanos más que por talquinos, dándole un gran desarrollo a Curicó. Hoy en día esta ciudad genera más IVA que Talca, demostrando un mayor movimiento.

¿Cómo llegó a lograr un buffet de abogados, para muchos el mejor de Talca y reconocido a nivel nacional?
Agradezco el comentario, pero no lo comparto, seguramente hay muchos mejores y soy un abogado talquino. Pero la forma de hacerlo es solo trabajo honesto y sobre todo servir a quienes confían en uno. Yo soy abogado y defiendo con todos los medios lícitos que tenga a mi cliente, si viene a hablar conmigo es porque confía en mí y yo no lo defraudaré. Hago todo lo que pueda dentro mis modestas capacidades, estudio mucho al igual que los abogados de mi estudio, pero sobre todo es trabajo, hacer lo que hay que hacer y trabajar en equipo.

¿Cuál siente usted que es el legado que le aporta al lugar donde vive?
En el caso del estudio jurídico creo que es la manera de hacer las cosas, que ha tenido un trabajo aceptado por la comunidad y ha sido premiado por buenos resultados. Y está la herencia, pues están mis hijos haciéndose cargo del estudio jurídico, abriendo sucursales dentro de la región.

En sus más de 30 años de abogado, ¿qué casos recuerda que han destacado o impactado en la sociedad?
He estado en todos los tipos de casos que un abogado puede participar. Recuerdo el primer desafuero a un parlamentario, después de la llegada de la democracia, que me tocó defender. La Corte de Apelaciones de Talca lo desaforó y la Corte Suprema cambió la resolución y lo ganamos por unanimidad. También recuerdo el caso de las guaguas cambiadas del Hospital Regional de Talca, donde me tocó defender a un médico y tenía toda la presión de hasta la Presidencia de la República, pero obtuve un resultado muy bueno.

¿Qué hobbies tiene Francisco Pinochet?
Me gusta el deporte como el golf, pintar en mis ratos libres, el rodeo y el montañismo; además, soy piloto civil hace 35 años, en general tengo varios. También me gusta estar en el campo con el ganado. Mis tres favoritos son la aviación, la pintura y el rodeo.

¿Cómo ha sido trabajar con sus hijos?
Ha sido maravilloso, pues no parece que tengamos diferencias. Tengo mucho respeto por la capacidad y la preparación de mis hijos. Hay dos de ellos, Matías y María Victoria, que trabajan conmigo y hacemos un trabajo en equipo potenciándonos. Debo admitir que he aprendido mucho de ellos.

¿Cómo está compuesta su familia?
Estoy casado con María Victoria y somos padres de tres hijos, Juan Francisco, María Victoria y Matías. En agosto viene mi primera nieta, hija de Matías.

¿Cuáles son sus tres virtudes y sus tres defectos más importantes?
No creo tener virtudes importantes, salvo la perseverancia, pero no creo ser merecedor de tantas virtudes. Mis defectos deben ser más de trescientos pero evíteme tener que hablar de ello (ríe).

Si hay un secreto para lograr el éxito, ¿cuál cree usted que es?
¡Trabajar!, y siempre terminar lo que uno empieza, no quedarse a medio camino. Alguna vez leí un estudio en EEUU, que de mil emprendimientos no más de cinco resultan. Por ejemplo, en la carrera de Derecho, es usual ver gente que comienza y no termina, son frustraciones que no se olvidan en toda la vida.

¿Usted siente que es una persona feliz?
Si claro! (afirma con seguridad)

¿Por qué?
Y por qué no….?

¿Cuáles son las pasiones de su vida?
El servicio, la familia y el trabajo!

¿Por qué es tan importante para usted el ayudar y servir al otro?
Todos nos hacemos preguntas existenciales de por qué estamos aquí en algún momento de nuestras vidas, yo creo que una de las razones por las que estamos aquí es para servir a otros, yo opté por esa opción.

¿Cuáles son sus sueños?
Si pudiera servir, no solo profesionalmente, sino en otros ámbitos, y si al final se dijera que cumplí con ese servicio, sería un sueño. Pero falta camino por recorrer.

¿Cuál es el aporte a su profesión de abogado, tomando en cuenta sus años de experiencia?
Creo que en el desempeño que he tenido como abogado, nunca he pasado a ser un obrero del derecho, yo creo que es eso. A la profesión de abogado no creo hacer aportes especiales, salvo la dedicación que le he dado a todas las personas que he atendido, que sé que la mayoría están muy agradecidos de los resultados.

A propósito de la aviación civil, ¿qué opina de los últimos accidentes que han ocurrido del pilotaje?
Los últimos accidentes de avión que han ocurrido han sido por falla humana. El último en Chiloé, fue al parecer un vuelo a baja altura que chocó con los cables eléctricos. Pareciera que el riesgo va por lo humano más que por la falla de material. Pero la Dirección de Aeronáutica Civil está permanentemente desarrollando capacitaciones y analizando las causas de los accidentes.

¿Cómo es su relación con lo divino?
Muy buena, soy un profundo creyente, creo que Dios ha sido muy bueno conmigo y estoy muy agradecido.

¿Siente que se han perdido los valores de las personas?
Yo no creo que se estén perdiendo, todos los días salen personas de valores muy firmes. Los medios de comunicación permiten que se destaquen los antivalores que venden más que los mismos valores, pero en la vida diaria la excepción es encontrarse con gente de pocos valores. Creo que, en general, cuando a las personas, en su familia, les entregan amor y solidaridad desde la cuna, es difícil encontrar gente que no sea buena.

¿Una película, un libro y una canción?
Una canción sería “A mi manera” de Frank Sinatra y la música folclórica tradicional, como la cueca, que también la bailo. Un libro sería “El Quijote de la mancha” y también “Vida después de la vida” de Raymond Moody. Una película sería “África Mía” en la que actúa Robert Redford.

¿Cómo le gustaría que fuera Talca?
Es un camino que hay que seguir, es una ciudad que se ve más bonita cada día, pero el resto debe ponerlo la gente con más cultura cívica, solidaridad y respeto al otro. Me gustaría también que no esté tan congestionada, pero el resto admito que me gusta como es mi ciudad.

A sus 63 años, ¿qué consejo le daría a los jóvenes talquinos?
Lo mismo que le he dicho a mis hijos. Los jóvenes entre los 15 y los 24 años deben perfeccionarse, lo que hagan entre esas edades marcarán todo el resto de sus vidas, si no se poseen los medios se pueden conseguir, por ejemplo trabajando y estudiando. Si estudian una carrera profesional, las diferencias con quienes no lo hicieron, de ahí a que terminen sus vidas, serán muy distintas en las formas de vivir. Aprovechen esos años, no digo que no se diviertan pero que el principal factor sea el estudio, el resto de las vidas podrán hacer lo que quieran, pero a esa edad sacrifíquense.

Fuente: Nos Magazine

Deja un comentario